unaempresadel2

La Cirugía Ginecológica

 

  

El complejo urogenital de la mujer, va sufriendo transformaciones a través de los años debido a los partos, desgarros perineales, o cambios degenerativos por envejecimiento y menopausia (pérdida de elasticidad de los tejidos por ausencia de estrógeno), trastornos de inervación congénitos o adquiridos, aumento crónico de la presión abdominal (esfuerzo por estreñimiento, fajas por mucho tiempo, obesidad, enfermedades pulmonares crónicas, levantar pesos, ejercicios severos).


Estos factores etiológicos determinantes traen como consecuencia trastornos en los elementos de soporte pélvico, produciéndose los distintos tipos de prolapsos (cistocele, rectocele, uterocele, enterocele), así como ensanchamiento vaginal.


El prolapso urogenital es un motivo de consulta muy frecuente en la práctica médica. La paciente refiere pérdida de orina con la tos, estornudo o simplemente que no pueden retener la orina, sensación de peso o tocarse un bulto que se asoma por la vulva, molestias durante sus relaciones sexuales.


Dado que los factores causantes son múltiples, la reconstrucción exige distintos procedimientos quirúrgicos.

 

vaginoplastia

 

 

 

Reparación de Prolapsos

 

 

El cistocele es cuando la vejiga desciende (se cae), y se proyecta por la pared anterior de la vagina, produciendo goteo de orina (incontinencia urinaria), sensación de peso. La reparación consiste en llevar a la vejiga a su posición anatómica y eliminar las consecuencias. Se realiza por vía abdominal (técnica de Burch) o por vía vaginal (colporrafia anterior).


El rectocele se presenta cuando el recto hace presión en la pared posterior de la vagina por adelgazamiento y separación de los músculos perineales, produciendo descenso del la misma. La reparación consiste en aproximar estos músculos con suturas y reforzarlos, y eliminar el remanente de tejido vaginal.

 

 

labioplastia

Vaginoplastia

 

Durante los partos la vagina se ensancha en una proporción de diez a quince veces su diámetro original (de acuerdo al volumen del bebé), luego disminuye de tamaño, pero no regresa en su totalidad. La Cirugía estética vaginal (Vaginoplastia), tiene como finalidad remover el exceso de piel vaginal a diámetros más estrechos, reduciendo la entrada vaginal y su trayecto.

 

 

 

Labioplastia

 

Esta Cirugía consiste en remover o eliminar el exceso de labios menores, que frecuentemente causan irritación crónica, roce, y disconfort durante la relación sexual, así como por asimetría (uno más largo). Con respecto a los labios mayores para reducirlos cuando son muy prominentes. REDUCCION DE PREPUCIO O "CAPUCHON DE CLITORIS" con reposición y exteriorización del clítoris para mejor roce y sensibilidad del mismo.

 

 

 

Perineoplastia

 

 

El área visible entre la vagina y el ano es llamado Periné. En esta región es donde son practicadas las episiotomías o cortes durante los partos, así como también ocurren desgarros durante los mismos. El fin de la perineoplastia es hacer la reconstrucción de esta región, que consiste en eliminar la piel sobrante de la cicatrización, suturar y unir los músculos perineales para ajustar el introito o entrada de la vagina. Esta operación debe combinarse con la vaginoplastia y realizarse en quirófano, bajo anestesia peridural o general. Estos procedimientos han sido publicados por muchos como aumento de la gratificación sexual. De acuerdo a los expertos en terapia de sexo, Master y Johnson, la gratificación sexual, está directamente relacionada con la reducción del diámetro del introito de la vagina. Al reforzar la vagina y arreglar los músculos asociados debilitados, la paciente y su compañero, pueden experimentar más placer durante el sexo.

 

 

  

 

Himenoplastia

 

 

Esta Cirugía se realiza para reconstrucción del himen, para que la paciente tenga su aspecto virginal. Razones sociales, religiosas y culturales son las que predominan en la práctica de este procedimiento quirúrgico. El desgarro del himen puede ocurrir, además de la relación sexual, por colocar o remover tampones, gimnasia, deportes fuertes, montar a caballo, masturbación etc. La operación consiste en realizar incisiones muy precisas en el anillo himeneal para permitir suturas delicadas y colocar esos tejidos en su sitio, y permitir que sea rasgado y se produzca el sangrado durante el acto sexual.